Traducción Jurada: qué es y para qué sirve.

Diferentemente de textos como un libro, un manual técnico o un artículo científico, que se pueden traducir por cualquier persona que se sienta habilitada para ello, un documento emitido en lengua extranjera que deba tener validad oficial en Brasil, sólo tendrá existencia legal en el país si se traduce por un traductor público (o jurado) concursado y habilitado por la Junta Comercial del Estado donde reside y actúa.

Certificados, diplomas, históricos de notas escolares, pasaporte, cédula de habilitación, poderes, declaraciones, contratos, cartas rogatorias, procesos judiciales y títulos de créditos (facturas y notas promisorias, etc.) son algunos ejemplos de documentos traducidos de forma jurada.

Es importante recordar que ningún documento redactado en idioma extranjero tiene validad en Brasil, si no se le acompaña la respectiva traducción jurada. La traducción sólo acompaña al original, pero no lo sustituye. De otro modo, sería muy fácil falsificar o adulterar el tenor de documentos extranjeros.

Esta exigencia proviene del Decreto Federal nº 13.609 del 21.10.1943 y la traducción jurada tiene fe pública, es decir,  refleja oficialmente en portugués el contenido del original en la lengua extranjera. Las versiones hechas por un traductor jurado a otros idiomas se reconocen en muchos países. Entretanto, hay excepciones y es esencial verificar previamente si una traducción hecha aquí se aceptará en el exterior.

También es una atribución del traductor jurado actuar como intérprete en juicio, en notarías u otros lugares donde haya necesidad de interpretación, por ejemplo, en casamientos de brasileños con extranjeros, en la compra y venta de inmuebles por parte de extranjeros, registro de hijos de extranjeros nacidos en Brasil, en audiencias, etc.

Si usted está buscando un servicio de traducción jurada, estamos a su disposición para atenderle. Flash Traduções es una empresa que, hace 25 años, habla su lengua y traduce su negocio.